Skip to main
-

Radiodifusión Nacional

Radios con historia

Primer control de Estudio B y pasadisco en la calle Mercedes 823, año 1932

El 18 de diciembre de 1929 se creó, a través de la ley N° 8557, el Servicio Oficial de Difusión Radio Eléctrica (Sodre), con el objetivo de “programar, preparar, reglamentar, organizar y realizar audiciones, transmisiones o retransmisiones de carácter artístico, científico o informativo, excluyéndose en este caso, cuanto se relacione con actos delictuosos o de propaganda, partidaria o religiosa”.

En los hechos, el Sodre surgió estrechamente vinculado a CX6, a la cual se agregarían luego CX26 y CX38. Las emisiones de CX6 comenzaron de inmediato –el 1 de abril de 1930– desde la planta de Martín Fierro 2603, con un equipo Western Electric.

El estudio funcionaba en una sala del Palacio Legislativo, pero ya en 1931 el Sodre se había hecho cargo del ex teatro Urquiza, en Mercedes 823. Allí funcionaban el estudio A (auditorio, con capacidad para casi 1.000 personas en dos plantas), el B (pequeñas orquestas) y el C (discoteca). En el segundo semestre de ese primer año, tuvieron lugar en el Estudio Auditorio 223 funciones, con la asistencia de 159.000 espectadores.

El año más activo fue 1944, con 363 funciones y 284.000 espectadores. Allí se instalarían luego CX26, seguidamente CX38, un estudio para radioteatro incluyendo sala de grabaciones, entre otras reparticiones.

CX6 Amplificadores y control, instalación provisoria en dos camarines de la calle Mercedes 823, año 1932

Radio topográfica

En 1936, las radios comenzaron a transmitir desde ese edificio con un equipo construido por el propio Sodre. Durante su primera década, las programaciones de CX6 (actual Clásica) “estaban regidas por un criterio que podría llamarse topográfico”, recordaría Lauro Ayestarán.

“Se recorría todas las grabaciones de la Discoteca Nacional desde el primero hasta el último casillero de sus archivos por orden de colocación; a tales efectos se vendía al público el catálogo de los discos archivados en cada uno de los muebles y se advertía entonces por la prensa diaria: ‘De 17 a 18 horas: números 35 a 48; de 18 a 20 horas: números 49 a 72’, por ejemplo. Cuando se terminaba la recorrida topográfica de cada uno de los muebles, se iniciaba de nuevo el ciclo”.

Entre 1940 y 1960 el “criterio topográfico” fue sustituido por conceptos cada vez más ajustados, y a partir de 1960, precisamente bajo la dirección de Ayestarán, se llegó a programar para todo un semestre, con series semanales subdivididas en unidades diarias, en las que “están representados todos los géneros y todas las combinaciones instrumentales”.

Adelantándose en varias décadas a lo que hoy es Babel FM, reseñaba Ayestarán, “se ha insertado por primera vez en las programaciones de CX6 un criterio etnomusicológico, atendiéndose en ellas a las culturas no occidentales y a las capas no eruditas de la cultura occidental: folklore o música popular, simplemente, penetrándose en aquellos campos hasta ahora vedados en la programación de esta onda, como en el del tango, sobre los cuales hay que ejercer un espíritu crítico pero amplio”.

Mientras tanto, CX26 y CX38 (actuales Radio Uruguay y Emisora del Sur) apuntaban ya en los 60 a un carácter ecléctico en su programación musical: “En ellas está representada en mayor escala que en CX6 la música accesible”. “Recogen, además, (...) las conferencias y actos culturales que se realizan en Montevideo y la difusión de informaciones sobre la actividad científica, artística y de cultura general. Por estas ondas se atiende especialmente la actividad rural (...) Sábados y domingos, por otro lado, transmiten los encuentros de fútbol que se realizan en la capital. Los sábados de noche, por último, transmiten una obra teatral completa adaptada a los fines radiofónicos”.

Primera sala de controles con receptor Hammerlund, año 1932

¿Y este va transmitir fútbol?

El Sodre fue la primera radio uruguaya en transmitir fútbol, desde su cabina instalada en el Estadio Centenario el día de su inauguración, 18 de julio de 1930. El director Francisco Ghigliani “inventó planos” del estadio “de dos tamaños, uno como para poner en la pared, como afiche, para que lo viera toda la familia, y el otro más pequeño, como para poner sobre la mesa”, recordaría el director general, Diego Errandonea, entrevistado por Helena Corbellini.

En ese dibujo aparecía la cancha, “dividida en treinta rectángulos, seis a lo largo y cinco a lo ancho. El locutor tenía que relatar: ‘La pelota salió del cuadro tal y entró a tal otro cuadro’, o ‘salió afuera por el cuadro número tal’, y así el oyente se iba imaginando por dónde iba el jugador. ¡Qué idea, ¿no? De ahí en adelante, todos los sábados y domingos el fútbol pasó a ser relatado en directo”.

Errandonea fue testigo de otro hito, cuando apareció “un gordito rubio, de pelo ondulado, cachetes rosados”, “de familia muy católica y muy católico él también”. “Y yo me dije: ‘¿Y este va transmitir fútbol?’. Pero bueno; dijimos ‘Vamos a ver qué pasa’. Lo escuchamos en la cabina ese fin de semana y nos sorprendimos: ‘¡Qué bien el botija, ¿no? Pero ¡qué bien!’ Él empezó a darle un poco de color, porque la cosa hasta entonces era fría; él le dio ese calor de la pasión del fútbol. Todavía no era el que llegó a ser, por supuesto, no era el del ‘Gooool’. Ahora exageran cualquier cantidad, son unos bobos. Él fue el primero y lo hizo bien”. Aquél “botija de cachetes rosados” era Carlos Solé.

En su mensaje a la Asamblea General proponiendo la creación del Sodre, el 21 de agosto de 1929, el Poder Ejecutivo destacaba la importancia que había adquirido ese “elemento que la ciencia moderna ha puesto a (...) disposición” de las naciones “para llevar las notas de arte y de cultura (...) hasta los más apartados hogares del país”. De allí la necesidad de un servicio de “información y cultura nacional”.


Contenidos relacionados
Ministerio de Educación y Cultura
SODRE
Radiodifusión Nacional